Belatti, el asistente platense que estará en el mundial

La Plata no sólo estará representada en el Mundial 2014, en Brasil, por los integrantes del cuerpo técnico encabezado por Alejandro Sabella y por futbolistas formados en la ciudad, sino también por Juan Pablo Belatti, uno de los integrantes de la terna arbitral.

 

Belatti, de 34 años, si bien nació en Saladillo, llegó a la ´Ciudad de las diagonales´ cuando tenía menos de 24 meses de vida.

El pasado miércoles se levantó y cuando encendió su celular tuvo su mejor desayuno y la noticia más esperada: "Me apareció un sobre que me marcaba que había llegado un correo. Era un mail de FIFA, dónde confirmaban mi designación".

"Fue una enorme felicidad, porque era algo para lo que me venía preparando. Todos me mandaban mensajes de felicitación desde hacía varios días, pero no me relajaba porque quería estar seguro, no quería hablar sin estar seguro", expresó Belatti en una entrevista con la agencia de noticias Télam.

Luego de leer las felicitaciones del caso en el correo de FIFA escrito en inglés, llegó al listado completo y ahí se enteró de en la aventura mundialista acompañaría a Néstor Pitana y Hernán Maidana.

El asistente está formado en una familia vinculada al fútbol y al arbitraje, ya que su papá Luis dirigió a lo largo y a lo ancho de la Provincia de Buenos Aires, por vocación y también como un medio de vida.

Con esa "escuela", Juan Pablo empezó a vincularse al fútbol y "ya de chico, a los 16 años, comencé a dirigir algún encuentro de torneos locales acompañando a mi padre".

Belatti, casado con Adriana y padre de dos hijos -Francisco, de dos años, y Lucrecia, de un año- es un avanzado estudiante de educación física, aunque dejó los últimos exámenes de lado por falta de tiempo y porque el arbitraje le consume todo el día.

Este platense por adopción también despuntó su vicio por el fútbol, primero como volante central y luego como mediocampista de ataque.

Jugó en un equipo afiliado a AFA en juveniles y luego lo hizo para la selección de la Universidad Nacional de La Plata, dónde se enfrentó entro otros con Sebastián Peratta, que jugaba para la Universidad de Morón.

Una grave fractura en su pierna derecha lo obligó a volcarse definitivamente por ser uno de los integrantes del equipo sin hinchas y en 2001 comenzó el curso arbitral, que homologó en AFA en 2003 y un año más tarde suscribió su primer contrato con la la máxima entidad del fútbol argentino.

En 2008 tuvo su debut en primera en el "Diego Armando Maradona", en el partido que jugaron Argentinos Juniors y Newell's, mientras que en 2011 ingresó a la categoría internacional, dónde su bautismo de fuego fue en Copa Libertadores con Independiente y Godoy Cruz.

Sobre aquél debut en primera recordó que "siempre me preguntan si es difícil ese tipo de canchas y digo que uno entra para hacer bien su trabajo y la verdad es que trato de abstraerme, aunque en ese tipo de terrenos uno escucha todo, a veces te reís y a veces te hacen enojar".

Al ser consultado sobre la elección de asistente por encima de la de juez principal, explicó que "no fue algo pautado, se fue dando. Muchos me decían que me inclinara por estar con el banderín, pero yo prefería seguir apostando hasta que el tiempo fue marcando el camino y las designaciones más importantes se daban para estar en la línea. No me quejo, ya que hoy puedo cumplir un sueño".

Su ilusión mundialista comenzó hace tiempo. En noviembre de 2012 concurrió junto con su colega Hernán Maidana a un seminario en Zurich, en la casa de la FIFA y ahí empezó a palpar que el sueño podía convertirse en realidad.

Fue junto a Néstor Pitana en noviembre del año pasado al Mundial Sub 17 en Emiratos Arabes y la terna completa arbitró una de las finales de la Copa Libertadores 2013 entre Olimpia de Paraguay y Atlético Mineiro.

"A partir de ahí empezamos a dirigir muchos partidos juntos y por ejemplo lo hicimos en las primeras cinco fechas del campeonato local. En ocasiones vamos separados, cuando a los demás les toca algún partido de los equipos de La Plata, dónde a mi no me ponen porque soy de la ciudad, aunque me encantaría estar en un clásico entre Estudiantes y Gimnasia", cuenta Belatti.

Otra de sus experiencias fuertes fue en la Copa de las Confederaciones, dónde estuvo de asistente en Italia-Japón: "En la primera parte del partido no podía creer lo rápido que jugaban los dos equipos, la velocidad es tremenda. En un momento pensé si iba a poder aguantar el ritmo todo el partido y lo logré. Me dí cuenta de que el arbitraje argentino está muy bien preparado, física y mentalmente".

"El año pasado fue muy intenso, estuve en cerca de 50 partidos y estaba ilusionado con esta chance, porque veníamos dando pruebas positivas. Además de un Mundial, es justo en Brasil, uno de los países con mayor idiosincrasia futbolera del mundo", añadió.

"La verdad, siento una gran felicidad y sé que vamos a estar a la altura de las circunstancias", remarcó el árbitro asistente, que divide su tiempo entre pruebas físicas, reuniones con su nutricionista, charlas con amigos y le felicidad familiar por esta gran oportunidad que le presenta la vida y la carrera que eligió casi desde la cuna.

Por último, manifestó: "Tengo la seguridad que vamos a representar a la AFA a través del arbitraje de la mejor forma".

Télam

 
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Site Meter